martes, 11 de octubre de 2011

Preguntas y Respuestas #15M


1. ¿Qué valores resaltarías?

De los valores resalto: Inclusividad, respeto, pacifismo y solidaridad. Son valores clave para que se pueda desarrollar una democracia. Hay una pérdida de fe en el sistema democrático actual debido a causas como la corrupción, las decisiones a favor de las compañías en detrimento de los ciudadanos o las desigualdades sociales. Hay que buscar un nuevo modelo donde haya más participación para evitar estos desajustes. Un modelo donde las personas se encuentren representadas. Sabemos que no es fácil, pero no nos consideramos idealistas, pensamos que la gente se ha rendido. Frases como "esto es así desde que el mundo es mundo" o "tú no vas a cambiar nada" son las que nos alientan a seguir avanzando y a creer que otro mundo mejor es posible. Si en el siglo XIX hubo una revolución por la libertad, en el S.XX hubo revoluciones por la igualdad creo que en el siglo XXI la (r)evolución será por la fraternidad.  

2. ¿Qué defectos?

La problemática a la hora de encontrar un consenso de mínimos o intentar avanzar con una propuesta. El movimiento debe plantearse si quiere sólo movilizarse para defender la democracia y los DDHH o quiere además, mejorarla. Buscando en las propuestas de DRY,  de las acampadas u otros grupos que formen el 15M. Para ello deberá plantearse el objetivo de dar prioridad a uno de ellos, conseguirlo y pasar al siguiente. Hay personas que ven muy difícil que sin liderazgo o mediante el método asambleario podamos conseguir el consenso para las propuestas. Si una asamblea se forma para evitar que un campo de golf se construya en un espacio protegido, el movimiento en el corto plazo puede defender el espacio, pero en el medio-largo plazo, debe buscar la manera para que en el ayuntamiento de la zona puedan hacer un referéndum y decidir qué hacer con el campo de golf. Debemos pensar un poco más en frío.

3. ¿Destacarías alguna diferencia con otros movimientos sociales?

La gran mayoría de los que participamos somos personas que no han sido activistas anteriormente y debido a desahucios, situaciones de precariedad... Nos hemos visto obligados a pasar a la acción política. Tenemos un lenguaje renovado y fresco. Buscamos algo completamente nuevo a lo establecido. No nos unen las ideas políticas, nos unen sentimientos, principios y la carta de los DDHH. En otros movimientos sociales se ha hecho activismo por un valor concreto: ecologismo, feminismo… Valores que han tenido una representatividad minoritaria pero que gracias al 15M cobran fuerza debido a que los unos se apoyan en los otros. En cuanto a las comparaciones con el Mayo de 68, somos diferentes en el pensamiento pero ponemos la misma pasión en la calle. Nosotros si esperamos encontrar la arena debajo de los adoquines.

4. ¿Qué desarrollos prevés que puede proporcionarle el recurso a las nuevas tecnologías?

Las nuevas tecnologías han sido la clave, sin ellas no hubiera sido tan rápido el proceso. La conectividad entre las personas que permiten las redes sociales, smartphones... Posibilita que el movimiento se pueda mover a nivel global en cuestión de meses. Hacemos asambleas online con ciudadanos del mundo que tienen nuestras mismas inquietudes, que sufren nuestros mismos problemas y que ven que los políticos actuales no les ofrecen ningún tipo de solución. Gracias al twitter, a los hashtags, formamos nuestras propias redes donde intercambiamos conocimiento y expandimos todas las propuestas que aparecen. Cuando nos llegan imágenes como las del 27 de Mayo en plaza Catalunya, el proceso colectivo empieza y la solidaridad se convierte en una respuesta pacífica con un simple hashtag: #confloresalas7. La movilización es instantánea, al igual que la respuesta ante las instituciones.

5. ¿Qué estrategias crees que emplearán los partidos políticos si el movimiento 15M se consolida y crece?

Los partidos políticos empiezan a adecuarse al lenguaje, podemos ver en PSOE e IU como el lenguaje entra a formar parte de su discurso político. Frases como "Los de abajo contra los de arriba" o las críticas contra los mercados financieros eran impensables hace meses. Del PP creo que vemos menos debido a la amplia holgura que tiene con el resto de partidos de cara al 20N. En EEUU, el partido demócrata mira con simpatía el movimiento #occupywallstreet. En el caso de España,  el movimiento 15M está formando una sociedad civil en una democracia joven, dónde el político según las encuestas, se ve como un problema. La ciudadanía ha pasado de la inacción a la acción y los grupos de trabajo para defender los recursos públicos o los derechos fundamentales empiezan a aparecer de manera exponencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada